Protestas indígenas ponen en vilo al gobierno de Ecuador

Las protestas indígenas que sacuden al presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, desde hace siete días se preparan para entrar en una nueva semana en la que todo parece indicar que seguirán poniendo presión al Gobierno con las marchas en su intento por llegar hasta la capital (Quito).

(Le podría interesar: Ecuador: Lasso decreta estado de excepción por manifestaciones indígenas)

Esto a pesar de que en la noche del pasado viernes, Lasso decretó el estado de excepción en las tres provincias ecuatorianas más convulsionadas por las protestas: Pinchincha (Quito); Imbabura, al norte y Cotopaxi, en el centro.

(Le podría interesar: Lasso recibe a indígenas para tratar de desactivar las protestas en Ecuador)

Protestas en Ecuador

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del
Ecuador (Conaie) hizo el pasado martes un llamamiento a «radicalizar» la protesta.

Foto:

EFE/ José Jácome

“Llegaremos a Quito. Nos tienen que escuchar porque no vivimos, sobrevivimos con nuestros hijos con lo justo para comer a veces una vez al día, sin darles educación, buena salud y ni para vestirles”, dijo Miguel Marcotoma, un indígena de la sierra central que ha participado de las protestas en las carreteras del país.

Ecuador vive así un nuevo levantamiento indígena que se inició el lunes 13 como una convocatoria “pacífica”, pero que ha derivado en fuertes cierre de vías, tomas de empresas e instituciones públicas, marchas, movilizaciones y destrucción de bienes públicos y privados.

La paralización le cuesta a la productividad del país más de 60 millones y ya disparó el índice de riesgo país hasta los 944 puntos (31 en la última semana).

La organización indígena en Ecuador tomó fuerza en 1990 cuando una sorprendente movilización nacional removió las estructuras políticas y sociales y se convirtió en un importante actor político que ha ganado espacios representativos de poder.

En las últimas elecciones generales captó la presidencia de la Asamblea y logró 26 de 137 curules, convirtiéndose en el segundo bloque más numeroso del legislativo.

En octubre de 2019, bajo las directrices de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, Conaie, los indígenas protagonizaron uno de los levantamientos más radicales y explosivos contra el gobierno del expresidente Lenin Moreno.

La confrontación dejó al menos 19 fallecidos, varios ciudadanos perdieron sus ojos por el impacto de las bombas lacrimógenas y, según datos oficiales, las pérdidas económicas superaron los 800 millones de dólares en 11 días.

Los indígenas toman fuerza para sus exigencias al gobierno: reducir el precio del galón de gasolina, de 2,55 dólares a 2,10 dólares.

Lasso, que asumió el poder en mayo del 2021, ya enfrentó a los indígenas el pasado octubre cuando una debilitada movilización le exigía suspender el incremento de los combustibles.

Con esa experiencia, el gobierno de Lasso no avizoró el impacto de la movilización y minimizó el diálogo, según analistas. Como respuesta inmediata dispuso la detención del líder y presidente de la Conaie, Leonidas Iza. A pesar que fue liberado horas después, la indignación de los indígenas avivó las protestas.

Ahora, frente a un gobierno con un 64 % de mala calificación, según la firma Perfiles de Opinión, los indígenas toman fuerza para sus exigencias al gobierno: reducir el precio del galón de gasolina, de 2,55 dólares a 2,10 dólares, parar la explotación minera y la no privatización de los sectores estratégicos.

También reclaman por precios justos para los productos agrícolas; salud, educación, respeto a sus derechos colectivos; y, seguridad y protección ante la ola de violencia que vive el país.

“Que baje el precio de la harina, del aceite, de la manteca, ya no podemos mantenernos” reclamaba en las calles la campesina Rosa Canchiluisa, madre de cuatro hijos. Ninguno va a la escuela.

Los reclamos llevan un año en la carpeta presidencial sin ser atendidos, según lo puntualiza a EL TIEMPO la dirigente Lourdes Tibán.

“Este no es un problema solo de los indígenas, es un problema también de los mestizos, de todos los ecuatorianos afectados por el manejo gubernamental neoliberal y caótico que está provocando miseria y pobreza”, resaltó al asegurar que el paro continuará indefinidamente.

Tratando de zanjar la convulsionada situación y después de sostener que no veía “detonantes” para la protesta, Lasso decretó varias medidas alineadas al pliego de 10 peticiones de la Conaie.

Incrementar de 50 a 55 dólares el bono de desarrollo humano, declarar la emergencia el sistema de salud pública, duplicar el presupuesto a la educación intercultural, un subsidio del 50 % al precio de la urea para pequeños y medianos productores, la condonación de créditos vencidos hasta tres mil dólares, créditos agrícolas de hasta cinco mil dólares al 1 % de interés y con treinta años plazo, fueron parte del anuncio de Lasso al comprometer que no habrá alza de precios del diésel, el gas y las gasolinas de consumo popular extra y ecopaís.

Protestas en Ecuador

Una caravana de indígenas que protesta contra el alza del combustible en Ecuador.

Foto:

Veronica LOMBEIDA / AFP

Las medidas fueron calificadas como irrisorias por Leonidas Iza, el principal dirigente de la organización indígena.

“El gobierno necesita cinco sentidos para comprender la realidad de la mayoría de los ecuatorianos que estamos viviendo absolutamente en la crisis, que no soportamos más”, resaltó.

Iza, que el fin de semana denunció un atentado en su contra, insistió que el gobierno no pretende resolver los temas de fondo por lo que seguirán en su lucha y ratificó la continuidad del paro indefinido.

Con voz más conciliadora, Marlon Santi, Coordinador del movimiento plurinacional Pachacutik, brazo político del movimiento indígena, dijo a EL TIEMPO que con los anuncios gubernamentales “se abrió una posibilidad de diálogo” siempre y cuando tenga como garantes para el cumplimiento de los acuerdos a instituciones como Naciones Unidas, la Unión Europea, la Iglesia Católica.

Señaló también que, para ese camino, será una condición la derogatoria del estado de excepción para que la dirigencia y las bases puedan acudir al diálogo “en libertad, tranquilidad y confianza”.

La Asamblea Nacional fue convocada para la tarde de este domingo para tratar el pedido de una mayoría, 72 de 137 asambleístas, que pide la revocatoria del estado de excepción.

Los 10 pedidos de los indígenas:

Leonidas Iza

Leonidas Iza.

Foto:

Cristina Vega RHOR / AFP

1. Reducción y un alto al incremento del precio de los combustibles. Focalización a los sectores que necesitan subsidio.

2. Alivio económico para más de cuatro millones de familias. Moratoria de mínimo un año y renegociación de las deudas con reducción de las tasas de interés.

3. Precios justos en los productos del campo: leche, arroz, banano, cebollas, abonos, papas, choclos, tomate y más.

4. Empleo y derechos laborales. Políticas e inversión pública para frenar la precarización laboral y asegurar el sostenimiento de la economía popular.

5. Moratoria a la ampliación de la frontera extractiva minera/petrolera, auditoría y reparación integral por los impactos socioambientales.

6. Respeto a los 21 derechos colectivos: Educación Intercultural Bilingüe, justicia indígena, consulta previa, libre e informada, organización y autodeterminación de pueblos indígenas.

7. Alto a la privatización de los sectores estratégicos, patrimonio de los ecuatorianos.

8. Políticas de control de precios y la especulación en el mercado de los productos de primera necesidad.

9. Salud y educación. Presupuesto urgente frente al desabastecimiento de los hospitales por falta de medicinas y personal y garantizar el acceso a la educación superior.

10.Seguridad, protección y generación de políticas públicas efectivas para frenar la ola de violencia que mantiene en zozobra al Ecuador.

Las respuestas de Lasso

Guillermo Lasso

Guillermo Lasso, presidente de Ecuador.

Foto:

EFE/Presidencia de Ecuador

-Incremento del bono de desarrollo humano de 50 a 55 dólares.

-Declarar la emergencia en el sistema de salud pública.

-Duplicar el presupuesto a la educación intercultural.

-Subsidiar el 50% al precio de la urea a pequeños y medianos productores.

-Implementar un crédito agrícola de hasta 5 000 dólares al 1% y 30 años de plazo.

-No incrementar el precio del diésel, el gas y la gasolina extra y ecopaís.

-No privatizar de servicios públicos

-Condonar todos los créditos vencidos hasta 3 000 dólares.

ANA LUCÍA ROMÁN
Para EL TIEMPO
Quito (Ecuador)

Más noticias del mundo:

Macron lidera elecciones legislativas en Francia, sin mayoría absoluta
100 días de la presidencia de Boric: ¿cómo le va al mandatario de Chile?
Migración venezolana: barreras, retos y recomendaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.