Escocia: Tribunal británico bloqueó su intento de un referéndum independentista

Escocia convertirá las próximas elecciones generales en un «referéndum de facto» sobre la independencia, anunció el miércoles la primera ministra Nicola Sturgeon después de que el Tribunal Supremo británico, la más alta corte del Reino Unido, bloqueara su intento de celebrar una consulta soberanista sin el acuerdo de Londres.

(Además: Parlamento Europeo declara a Rusia país ‘promotor del terrorismo’)

«Debemos encontrar y encontraremos otro medio democrático, legal y constitucional por el que el pueblo escocés pueda expresar su voluntad. En mi opinión, eso sólo puede ser una elección», dijo la nacionalista Sturgeon en rueda de prensa en Edimburgo.

(Le recomendamos: Madrugadas de -50 °C: así es la vida en el pueblo habitado más frío del mundo)

El Tribunal Supremo del Reino Unido dictaminó este miércoles que el Parlamento autónomo de Escocia no tiene competencias para convocar un referéndum de independencia consultivo sin el consentimiento del Gobierno de Londres, al entender que se trata de «asuntos reservados al Parlamento británico, como la Unión entre Escocia e Inglaterra».

Así lo indicó el magistrado Robert Reed al exponer el veredicto alcanzado por los cinco jueces que en octubre escucharon los argumentos de Edimburgo y Londres, puntualizando que se trata de «un dictamen unánime, al que se ha dado prioridad».

(Siga leyendo: Los llamados internacionales a Turquía para que modere sus ataques en Siria)

El juez recalcó que el veredicto «redunda en el interés público» y que «no se trata de una decisión política» sobre la independencia.

En su exposición, Reed consideró que el efecto de un referéndum, aunque no tuviese como repercusión directa la independencia, «no está restringido a sus consecuencias legales, sino que puede incluir sus consecuencias prácticas».

«Esta corte concluye de manera unánime que el propuesto proyecto de ley está relacionado con los asuntos reservados» y que, según esto, el Parlamento escocés «no tiene potestad para legislar sobre un referéndum de independencia de Escocia».

(Además: Cumbre entre Rusia y Cuba: Putin y Díaz-Canel arremeten contra Estados Unidos)

Esta corte concluye de manera unánime que el propuesto proyecto de ley está relacionado con los asuntos reservados.

El Supremo entiende que la consulta que el Gobierno nacionalista de Nicola Sturgeon quiere celebrar el 19 de octubre de 2023 «tendría consecuencias políticas importantes», y, por lo tanto, «reforzaría o debilitaría la fortaleza democrática de la Unión y apoyaría o socavaría las credenciales democráticas» de la causa independentista.

Al detallar la posición del Supremo, el juez recordó que el gobernante Partido Nacionalista Escocés (SNP) había aludido al derecho de autodeterminación y a la legislación internacional para defender su caso.

(Lea también: Guerra en Ucrania: drones bombardean Crimea y el ejército ruso está en alerta)

En este sentido, rechazó los argumentos presentados por el SNP, al entender que ese derecho solo puede ser invocado en excolonias o por pueblos que son oprimidos por la ocupación de una fuerza extranjera.

La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, había avanzado antes del fallo de este miércoles que tenía intención de celebrar un plebiscito de independencia el 19 de octubre de 2023.

Entre sus argumentos, Sturgeon sostiene que el Brexit ha cambiado las condiciones en las que los escoceses decidieron seguir formando parte del Reino Unido, por lo que defiende una nueva consulta, mientras que el Gobierno de Londres cree que la cuestión quedó zanjada al menos durante «una generación».

(Además: ¿Por qué Carlos III prohibió el ‘foie gras’ en las residencias de la realeza?)

Reacciones al veredicto

El primer ministro británico, Rishi Sunak, consideró este miércoles «clara y definitiva» la sentencia del Tribunal Supremo del Reino Unido contra el proyecto del gobierno escocés de celebrar un nuevo referéndum de independencia sin el acuerdo de Londres.

«Respetamos la sentencia clara y definitiva» de la más alta jurisdicción del país, afirmó ante los diputados británicos. «Es el momento de que los políticos trabajemos juntos, y eso hará este gobierno», agregó, prometiendo actuar «de forma constructiva, colaborativa, en asociación» con el ejecutivo autónomo escocés de la independentista Nicola Sturgeon.

(Lea también: Bolsonaro se resiste a aceptar la victoria de Lula y pidió invalidar elecciones)

El ministro británico para Escocia, Alister Jack, aseguró este miércoles que el Gobierno «toma nota y respeta» el dictamen del Tribunal Supremo acerca de un referéndum consultivo de independencia en Escocia, y pidió a ambos Ejecutivos que «concentren su atención en los temas que importan más a la gente».

«Tomamos nota y respetamos el dictamen unánime del Tribunal Supremo. La gente en Escocia quiere que ambos gobiernos concentren toda su atención y recursos en las cuestiones que les importan más», escribió Jack en la red social Twitter.

(Además: Nuevo tiroteo en Estados Unidos: 7 muertos en supermercado Walmart)

La gente en Escocia quiere que ambos gobiernos concentren toda su atención y recursos en las cuestiones que les importan más.

Según el responsable para Escocia del gabinete del primer ministro, Rishi Sunak, este «ha dejado claro que seguiremos trabajando constructivamente con el Gobierno escocés para abordar todos los desafíos que afrontamos».

Jack defendió las acciones de su Ejecutivo como ejemplo de prestar atención a los asuntos más cercanos a la ciudadanía como «restaurar la estabilidad económica, ayudar a la gente con sus facturas energéticas y apoyar el NHS (servicio nacional de salud).

(Le recomendamos: Pódcast: ¿cómo afecta la narco-violencia de Ecuador a América Latina?)

En un dictamen unánime, la más alta corte del Reino Unido afirmó que legislar para la celebración de un referéndum “está relacionado con las materias reservadas de la Unión de los Reinos de Escocia e Inglaterra, así como del Parlamento del Reino Unido”, y por lo tanto queda fuera de las competencias autonómicas de Escocia.

El líder del Partido Conservador Escocés, Douglas Ross, manifestó que «el veredicto es claro e inequívoco y el Gobierno del Partido Nacional Escocés (SNP) y sus votantes deben respetarlo”.

El primer ministro de Reino Unido, Rishi Sunak.

“Agradezco el unánime juicio que el Tribunal Supremo de que la Constitución es una materia reservada al Parlamento británico”, declaró el unionista Ross, por lo que “la proposición de ley no sería legal.”

El Gobierno escocés ambiciona celebrar una nueva consulta por su independencia el próximo 19 de octubre de 2023, y para ello la fiscal general de Escocia, Dorothy Bain, consultó las competencias del Parlamento regional para ello.

(Análisis: Venezuela: ¿Cómo sería su reingreso en la CAN y la solicitud a la Unasur?)

La corte británica respondió de forma unánime que “en ausencia de cualquier modificación en las materias reservadas” que estipula la Ley sobre Escocia («Scotland Act») de 1998 donde están recogidas las relaciones entre Escocia y Reino Unido, “el Parlamento escocés no tiene poder para legislar para un referéndum”, dice la sentencia.

Para los conservadores, Escocia “se enfrenta a grandes desafíos en estos momentos, la economía, el sistema de salud está en crisis (…) y estos problemas tienen que ser de máxima prioridad para todos”, instando así al SNP “volver a trabajar y abandonar la obsesión su referéndum.”

WILLIAM MORENO HERNÁNDEZ
Redacción Internacional
*Con información de AFP y EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *