México: la multa que tuvo que pagar turista que subió a pirámide de Chichén Itzá

En días pasados, se conoció el caso de una turista a quien una turba enojada casi lincha por subir sin permiso los 365 escalones del Castillo de Kukulcán, una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno que se encuentra en la zona arqueológica de Chichén Itzá, al Sureste de México.

(Vea también: Video: turista subió a pirámide de Chichén Itzá y turba enojada casi la lincha)

En videos que circularon en redes sociales se vio cómo, con chiflidos y gritos de “cárcel, cárcel, cárcel”, “que la encierren” y “sacrificio, sacrificio”, la multitud, congregada en la explanada de Chichén Itzá, manifestó su enojo “porque esa mujer no respeta las reglas”.

(Además: Cuatro mujeres intentaron asesinar a un niño de 5 años mientras abusaban de él)

En las últimas horas se conoció finalmente las consecuencias que tuvo que enfrentar la mujer, quien según medios mexicanos es originaria del estado de Tijuana.

La indignación se produjo porque, además de subir hasta la punta del Templo de Kukulcán, la mujer se puso a bailar sobre la estructura, la más famosa de la zona arqueológica de Chichén Itzá, en Yucatán, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

(Siga leyendo: Por qué Canadá quiere recibir a 1,5 millones de inmigrantes para 2025)

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México prohibió subirse al edificio sagrado de los mayas desde 2008, instalando un cordón de seguridad alrededor y anunció multas que van desde 50.000 (unos 2.558 dólares) a 100.000 pesos mexicanos (cerca de 5.115 dólares), dependiendo del daño que se cause a la estructura.

Sin embargo, medios mexicanos reportaron que, tras ser detenida, laa turista tuvo que pagar solo 5.000 pesos mexicanos de multa (cerca de 1’300.000 pesos colombianos). Para muchos, esta sanción es insuficiente, pues se queda corta con lo establecido en las leyes que protegen las zonas arqueológicas y los monumentos históricos de ese país.

(Lea también: ‘Nuestra madre mató con un cuchillo al hombre que nos abusó’)

Posteriormente, el INAH informó que el monumento no sufrió ninguna alteración en su estructura, y confirmó que la multa administrativa ya le fue imputada a la turista, quien desobedeció los lineamientos establecidos, de acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

En incidentes anteriores, el INAH informó que sí se castigaría de acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos que, en su Capítulo VI, establece las penas y sanciones contra quienes dañen o exploten monumentos arqueológicos inmuebles sin autorización del Instituto.

WILLIAM MORENO HERNÁNDEZ 
Redacción Internacional
*Con información de EFE y El Universal (México) / GDA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *