Rusia ofrece a Venezuela palabras cálidas, pero no dinero

Durante las conversaciones en Rusia con el canciller Serguéi Lavrov, la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, recibió palabras cálidas, pero pocas promesas de ayuda inmediata para su país azotado por la crisis.

Rusia continuará entregando “asistencia humanitaria legítima” a Venezuela, que se enfrenta a una “campaña cínica” por parte de EE. UU. y sus aliados contra el presidente Nicolás Maduro, dijo Lavrov, luego de las conversaciones de ayer con Rodríguez en Moscú.

“Creemos que la mejor manera de ayudar a los venezolanos es ampliando la cooperación práctica, pragmática y de mutuo beneficio”, dijo.

No hay discusiones “a nivel presidencial” sobre la ayuda financiera para Venezuela, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, añadiendo que el presidente Vladimir Putin no tiene tiempo en su agenda para reunirse con Rodríguez.

“Esperamos que nuestros socios venezolanos resuelvan cuanto antes las dificultades políticas y económicas que se están evidenciando actualmente en el país”, dijo Peskov a los periodistas.

Si bien Rusia sigue apoyando públicamente a Maduro como socio estratégico en Latinoamérica, su indiferente respuesta a la solicitud de ayuda resalta el hecho de que se reconoce cada vez más que la desastrosa economía de Venezuela está menguando el apoyo público al país, a medida que el líder de la oposición, Juan Guaidó, busca obtener el poder con el respaldo de EE. UU. y muchos países regionales.

La líder del Senado de Rusia, Valentina Matviyenko, sostendrá conversaciones con Rodríguez el domingo, informó la agencia RIA Novosti.

Putin y los altos funcionarios simpatizan con su aliado, pero entienden que es poco probable que el gobierno de Maduro sobreviva a la crisis en el largo plazo y que no tiene sentido enviar dinero, dijo Fiodor Lukyanov, jefe del Consejo de Política Exterior y de Defensa de Rusia, que asesora al Kremlin.

Rusia no enviará fuerzas militares para apoyar al régimen, como lo hizo en Siria, porque Venezuela está demasiado lejos y no hay razón para que Putin se involucre “si la probabilidad es alta de que no termine como quisiéramos”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.