Sin acuerdo no habrá prórroga para el ‘brexit’, dice UE a Reino Unido

Contra el vicio de pedir la virtud de no dar. Después de meses de prometer que sacaría a su país de la Unión Europea (UE) este 29 de marzo, la premier británica Theresa May se dio de frente con la realidad. No tiene una mayoría parlamentaria que le apruebe el acuerdo que logró con la UE, no tiene siquiera la unidad de su gobierno, no tiene a su país preparado para el salto al vacío que supondría salir del bloque sin acuerdos y ya perdió definitivamente cualquier atisbo de confianza por parte de sus homólogos europeos.

May envió este miércoles la carta de petición de prórroga a Bruselas. Pidió aplazar tres meses la salida, hasta el próximo 30 de junio. Y puesta a pedir, pidió a los dirigentes europeos que le aprueben hoy las garantías adicionales ofrecidas el 11 de marzo por el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, que estaban supeditadas a un voto positivo en la Cámara de los Comunes que May nunca sacó adelante.

La carta de May provocó una durísima reacción porque las instituciones del bloque están cansadas de la incapacidad de la premier y de los juegos políticos británicos. Berlín marcó el tono. El canciller Heiko Maas dijo que “la carta de May no resuelve ni uno solo de los problemas, sólo los empuja hacia adelante”.

La Comisión Europea lanzó la primera bomba. En un documento que pudo consultar EL TIEMPO, el brazo ejecutivo de la UE aseguraba que la prórroga “supone un grave riesgo político y jurídico” y recomendaba a los líderes que sólo la aceptaran “hasta el 23 de mayo o debería ser significativamente más larga y requerir la celebración de elecciones europeas” en territorio británico.

La carta de May no resuelve ni uno solo de los problemas, sólo los empuja hacia adelante

Juncker había dicho por la mañana a May que no pidiera más allá del 23 de mayo, la fecha en que deberían celebrarse los comicios europeos en el Reino Unido, pero la británica hizo oídos sordos, generando aún más enfado hasta el punto de que un alto cargo europeo llegó a confiar que “no estamos obligados a conceder la prórroga, estamos dejando de lado debates muy importantes que no abordamos porque estamos secuestrados por el brexit”.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, es un hombre que suele mostrarse sonriente. Este miércoles tenía otra cara. Hablando en nombre de los otros 27 jefes de gobierno del bloque, devolvió la pelota a Londres.

Tusk explicó que la prórroga es posible, pero que estará condicionada a que la próxima semana los diputados británicos voten por tercera vez y aprueben el acuerdo de salida. Si no lo hacen no habría prórroga corta. A Londres le quedaría la posibilidad entonces de pedir una prórroga larga, participar en las elecciones europeas y olvidarse del ‘brexit’ al menos hasta mediados del próximo año.

Los líderes deberían retrasar su decisión hasta que el Reino Unido presente el acuerdo ya aprobado. La UE no puede convertirse en cómplice de las maniobras internas de May

Los gobiernos europeos están endureciendo su posición, incluso los que, como el alemán, parecían hasta ahora más flexibles. Norbert Röttgen, presidente del comité de Asuntos Exteriores del Bundestag alemán y hombre muy cercano a Angela Merkel, decía a media tarde: “la carta de May no vale nada porque no tiene el apoyo ni de su gobierno ni de su Parlamento. Juncker tiene razón: los líderes deberían retrasar su decisión hasta que el Reino Unido presente el acuerdo ya aprobado. La UE no puede convertirse en cómplice de las maniobras internas de May”.

Francia seguía la misma línea. El canciller Jean-Yves Le Drian dijo que “si May no puede presentar una estrategia creíble para aprobar el acuerdo no habrá extensión”.

Un portavoz del presidente Emmanuel Macron confirmaba esa línea gala: “Francia está abierta a una extensión para completar el proceso parlamentario (aprobar el acuerdo), pero el Reino Unido debe explicar la duración y las razones y proveer garantías. La prórroga, sin esto, no es ni automática ni segura”.

Diplomáticos del bloque explicaban este miércoles que la carta de May llegaba tarde y que a la vez era precipitada porque la británica no podía siquiera demostrar que esa carta tuviera el apoyo de todo su gobierno. Un diplomático de un país escandinavo decía a EL TIEMPO que había otra solución: “¿no saben salir? ¿No quieren salir? Pues tienen ocho días para anularlo todo y revocar el proceso”.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.