Junta de Ejercito de Sudán nombró nuevo jefe en medio de protestas

La milicia de Sudán, que se encuentra bajo la presión de la comunidad internacional y de cientos de manifestantes para ceder el poder a un gobierno civil, nombró este lunes como nuevo jefe del Estado Mayor al general Hisham Abdelmotalib Ahmed Babakr, apenas un días después de que Kamal Abdel Maaruf dimitiera de este cargo.

En el décimo día de protestas frente al cuartel general de Jartum (capital del país), la junta militar de Sudán nombró a su nuevo líder, el general Hisham Abdelmotalib Ahmed Babakr, y al próximo jefe de la Armada, Abdala al Matari al Fardi, que se considera el tercer cargo más importante en el escalafón militar, un puesto que ocupaba el actual jefe de la junta militar.

Tras el derrocamiento del presidente Omar Al Bashir, que duró tres décadas en el poder, la junta del Ejercito asumió el poder en el país aunque aseguró que no se trataba de un «golpe de estado».

De acuerdo con las leyes sudanesas, en caso de ser derrocado el presidente, la milicia tiene diez meses para asumir mientras se organizan unos nuevos «comicios legítimos».

Sin embargo, los organizadores de las marchas y los grupos de oposición demandan al consejo militar la creación inmediata de un gobierno civil y que lleven ante la justicia a Al Bashir y a sus temidos Servicios de Seguridad e Inteligencia Nacional, a quienes reclaman delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad en la guerra de Darfur, también condenados por la Corte Penal Internacional de La Haya.

Por su lado, Estados Unidos, Reino Unido y Noruega instaron a los militares y a las otras partes a dialogar sobre la transición hacia un poder civil en un comunicado conjunto de sus embajadas publicado este domingo. Los países pidieron que no se recurra a la violencia para acabar con las protestas, y estimaron que «el cambio legítimo» que reclaman los sudaneses no se ha producido.

Protestas en Sudan

Los ciudadanos también solicitan la condena del expresidente por cometer presuntos crímenes de lesa humanidad.

Ante la ola de protestas en la capital y la reacción negativa de la comunidad internacional, la junta militar sacó este domingo al embajador sudanés en Washington y anunció la revaluación de los embajadores en otros países.

Además, los generales se reunieron con representantes de las fuerzas políticas en el centro de convenciones de Jartum para dar comienzo a las negociaciones sobre la transición. Los militares les pidieron a los opositores que presenten sus «sugerencias y puntos de vista» por escrito a lo largo de esta semana, incluidas sus condiciones para la formación de un Gobierno civil y un candidato a primer ministro.

Asimismo, la junta anunció que el Partido del Congreso Nacional, que gobernó de la mano de Al Bashir, estará excluido de las negociaciones del futuro Gobierno.

EFE y AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.