Tiroteo en mezquita de Nueva Zelanda deja, al menos, seis muertos

La policía de la localidad neozelandesa de Christchurch anunció el viernes que había desplegado agentes para atender a reportes sobre un tiroteo en una mezquita de esa ciudad en la isla del Sur de Nueva Zelanda.

De acuerdo con la prensa local hay por lo menos seis personas muertas, y en consecuencia toda la Isla Sur de Nueva Zelanda se encuentra bloqueada mientras la policía busca al responsable por los disparos. Reportes policiales indican que hay un sospechoso detenido.

«Hay una situación muy seria y cambiante en Christchurch, donde hay un tirador. La policía responde con toda la capacidad para controlar la situación, pero el riesgo permanece extremadamente elevado», apuntó la policía en una nota inicial divulgada en redes sociales.

La prensa local, en tanto, mencionaba que había numerosos heridos en una mezquita, al tiempo que una segunda mezquita había sido evacuada.

Según reportes coindidentes, el equipo entero de cricket de Bangladesh se encontraba en la mezquita donde se registró el tiroteo, pero los jugadores lograron huir por un parque aledaño al edificio.

El comisionado de policía Mike Bush informó que todas las escuelas de Christchurch se encontraban bajo llave como respuesta a «un serio incidente con armas de fuego».

«La policía urge a las personas en el centro de Christchurch a que evite permanecer en la calle y que reporte cualquier comportamiento sospechoso», añadió. Un testigo dijo a una radio local que escuchó varios disparos y de inmediato vio a cuatro personas en el piso, «con sangre por todas partes».

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, alertó de que podría haber más personas implicadas. Agregó que «hay diversos escenarios involucrados» en el suceso, lo que obligó a la policía a desplegarse alrededor de otras mezquitas de la ciudad, y llamó a la población a permanecer en sus casas.

La funcionaria evitó confirmar el número de víctimas en el asalto, que definió como «un acto de violencia extraordinario y sin precedentes», en lo que calificó como «uno de los días más negros de Nueva Zelanda».

«Este tipo de violencia no tiene ningún sentido en Nueva Zelanda. Esto no es lo que somos», dijo Ardern en rueda de prensa.

Entre 300 y 500 personas se encontraban en el interior de la mezquita cuando un hombre con un arma automática disparó al menos una veintena de veces, de acuerdo con varios testigos, que situaron en una treintena el número de víctimas.

Según un testigo, el asaltante llevaba casco, gafas y chaqueta militar, y utilizó un arma automática con la que realizó una veintena de disparos. 

Resumen agencias AFP y EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.